Corazón
 

Corazón se ha convertido en el icono de la subcultura madrileña actual. Un enorme cuidado con la decoración, un amor innato a la cocina, una intención pura por conservar una atmósfera y servicio clásico, enmarcan paradójicamente, lo mas atípico.